Medios

del GPPRI

Listo, presidenta.

Muchas gracias.

Un honor que presida usted esta sesión, presidenta.

Compañeras y compañeros legisladores:

Hago uso de la palabra a nombre del grupo parlamentario del PRI para respaldar el nombramiento que en favor del maestro Esteban Moctezuma Barragán emitió el Titular del Poder Ejecutivo Federal como Embajador Extraordinaria y Plenipotenciario de México ante los Estados Unidos de América.

Es innegable la importancia que la relación diplomática con Estados Unidos tiene para nuestro país, no sólo por ser nuestra frontera norte, tres mil kilómetros que enmarcan a veces ensangrentadamente el destino de millares de personas, espacio de oportunidad fronteriza excepcional, sino por el peso que la relación económica y comercial con Estados Unidos tiene en la realidad mexicana es esencial, circunstancia compleja la de la geografía de México.

En los diversos momentos de nuestra historia, nuestra situación geopolítica ha incidido profundamente en el acontecer nacional, es así que en los siglos XVI y XVII los recursos de la Nueva España fueron el soporte y la sabia quien nutrió la existencia del imperio más poderoso de ese tiempo, aquel en donde jamás se ponía el sol, el imperio español.

En el XIX las potencias europeas disfrutaban por nuestro territorio, pretendían sojuzgarnos, de ahí la grandeza de Benito Juárez.

Y en el siglo XX hemos vivido nuestra compleja vecindad, nuestra relación paradójica; vecinos distantes de la potencia más poderosa del mundo contemporáneo.

Señor Esteban Moctezuma, su nombramiento se da en una coyuntura muy relevante en el contexto de ambos países.

El arribo de un presidente demócrata, y qué bueno que así sea, que regresa a los cauces institucionales de la relación a través de las directrices tradicionales a través del Departamento de Estado y de las instituciones establecidas, no a través del mecanismo de los Twitter que ponían a todo el mundo en una condición sorpresiva de declaraciones que no correspondían a un Jefe de Estado.

Se da en el marco de una etapa de recesión económica en el mundo que revela una crisis económica también en nuestro país.

La prospectiva de crecimiento nula, de decrecimiento de hasta 8.5 que mencionan los expertos, nos habla de la complejidad de nuestra economía. Y también los datos de la economía norteamericana son muy expresivos de la difícil situación.

Una coyuntura que tiene enormes desafíos, pero también oportunidades. No podemos olvidar que la relación de México y Estados Unidos se da en el terreno comercial, en el terreno de la seguridad nacional, en el terreno migratorio, en la compleja administración y colaboración de la frontera líquida, y en el terreno medioambiental, en el terreno de la cooperación energética.

Ahora lo acabamos de vivir con el impacto del clima en Texas sobre nuestra oferta de recursos energéticos, se da de manera muy clara en las posibilidades de cooperación, no sólo entre naciones, sino con Centroamérica y el Caribe, se da en el marco de la cooperación sanitaria trascendental en épocas de pandemia, se da en el espacio de los organismos multilaterales la cooperaciones en las grandes decisiones universales en el Consejo de Seguridad, en la construcción de acuerdos para manejar temas globales, en la importancia de reciclar el Acuerdo de París, se da en el ámbito de seguridad financiera.

Es una relación múltiple, extraordinaria, no sólo con el país, que es la potencia de nuestra región, sino con los mexicanos que habitan en el exterior y con los hijos de los mexicanos que se trasladaron hace tiempo a ese país.

Alrededor de 60.6 millones de personas de origen hispano vivían en Estados Unidos, según datos de 2019, lo que representa el 18.5 del total de los habitantes en Estados Unidos.

De ellos, 37.1 millones de personas son de origen mexicano, somos, sin duda, la comunidad más relevante de otra región en ese enorme país, por eso me sumo a lo expresado por nuestros compañeros para que haya toda una estrategia de respaldo a los consulados mexicanos, que nos permitan atender a plenitud a la comunidad residente en Estados Unidos de origen mexicano y a nuestros compañeros migrantes.

Y exijo se tomen las medidas necesarias para garantizar su seguridad cuando cruzan las fronteras y se intenten mecanismos innovadores ante la apertura del presidente Biden, de las políticas migratorias, mecanismo como el que existe con Canadá de traslado de compatriotas a trabajar con los debidos contratos.

Amigo Esteban Moctezuma, la vida me ha dado la oportunidad de compartir varios momentos de tu existencia.

Aprendí a respetar tu capacidad de adaptación, tu residencia, tu permanente deseo de aportar, tu patriotismo.

Sé que eres un demócrata y un hombre de convicciones. Considero que cuentas con el bagaje necesario para hacer de la Embajada de México en Estados Unidos el espacio que coadyuve en la reflexión y la lectura correcta de los acontecimientos en ese país.

Para que la política exterior mexicana, cuyas decisiones se toman en la Cancillería y en Palacio Nacional, sea la más pertinente posible, estratégica, política de Estado, como lo señala nuestra Constitución.

Es un momento crucial para la viabilidad de América del Norte, por eso se estableció en este Senado una Comisión de Seguimiento a los Acuerdos del T-MEC, es un momento crucial para articular la política interna con las necesidades de una política exterior democrática, constructiva y, al mismo tiempo, que respete plenamente nuestra soberanía y nuestra identidad nacional.

Para concluir, creo que tu destino está marcado por ese texto de Antonio Machado: “Nunca pretendí la gloria, ni dejar en la memoria de los hombres mi canción Caminante, no hay camino, se hace camino al andar”.

Gracias.

Etiquetas:
Escribe tu búsqueda y presiona enter al terminar.
Top