Medios

del GPPRI

Compañeras y compañeros.

Distinguidos integrantes de la Mesa Directiva.

Señor Secretario de Relaciones Exteriores.

El Senado acordó posponer su comparecencia, la que hoy se realiza cumpliendo el mandato reglamentario.

Lamentamos que el motivo de su ausencia haya concluido en el deceso de su señor padre. Le expreso mi solidaridad.

Aprecio el tono de esta comparecencia, que en su primera exposición haya expresado el reconocimiento de la Cancillería a este Senado de la República por el acompañamiento que se realizó a algunas acciones de la política exterior en los primeros meses de esta administración, es producto de la decisión de mis compañeras y compañeros legisladores de actuar con visión de Estado.

En la convicción de que la política exterior de México es un asunto de Estado. A eso debe esencialmente su prestigio, al conjunto de principios que establecidos en nuestra Constitución, le han dado continuidad a través de sucesivas administraciones, independientemente de la filiación partidaria de ésta.

Yo creo que ese es el eje que soporta el rol que actualmente tiene la política exterior mexicana, tiene que ser una política de Estado.

Y percibimos que en las recientes aproximaciones o negociaciones que esperemos que no sea eso, sobre el T-MEC, dejó de darse la dinámica que usted aceptó en su comparecencia ante la Comisión Permanente. Ahí se constituyó una comisión plural de acompañamiento.

En el caso de las negociaciones del Tratado, no hemos tenido una comisión plural de acompañamiento.

La facultad de ratificar los tratados, es la primera cláusula del artículo 76 constitucional, el Senado juega un papel central.

En su oportunidad, en una sesión de la Comisión de Relaciones Exteriores, acordamos que era indispensable se nos viniera a comentar la materia de los supuestos acuerdos paralelos. No puede haber acuerdos paralelos sin ratificación de este Senado.

Señalo que en su momento, con toda prudencia, pero también con conocimiento, sugerimos que tal vez nos estábamos precipitando al aprobar el T-MEC, porque habíamos oído, porque conocíamos que en el Congreso de Estados Unidos, los demócratas estaban planteando modificaciones.

Sin embargo, en este propósito de acompañar una política de Estado, este Senado de la República lo ratificó.

Por eso no queremos que se nos sorprenda con acuerdos paralelos que trastocan el sentido y los alcances del T-MEC.

La experiencia que tuvimos en el tema aranceles-migración, con la Comisión Plural, quizá es una experiencia que tenga que valorarse en las negociaciones económicas que están en puerta.

Porque sabemos que no solo estamos enfrentando visiones en ocasiones despectivas y absolutamente rechazables por todos los mexicanos, del presidente Trump, sino intereses de diversa naturaleza que no siempre coinciden entre los sectores productivos de Estados Unidos, de Canadá y de México.

Otro de los expedientes relevantes, fue cómo acogió la Cancillería el pronunciamiento de todos los grupos parlamentarios sobre que México no fuese tercer país seguro.

Yo no quiero abundar en los planteamientos que hizo el senador Clemente Castañeda, usted tuvo una respuesta concreta en su segunda intervención.

Por eso dije que esta comparecencia me parece interesante, porque se está planteando un debate, un debate entre las posiciones de los senadores y las respuestas del Canciller, y ese es el sentido de las comparecencias, no solamente un ejercicio laudatorio o un ejercicio de rechazo.

No tenemos la misma impresión de lo que está sucediendo con la política migratoria.

Reconocemos que es un gran logro y que se requirió mucha firmeza para no ser declarados tercer país seguro, pero requerimos de un replanteamiento integral de la política migratoria en consonancia con el Acuerdo de Marraquech, concebida como una política de desarrollo y no de seguridad.

Y en ese sentido, quiero insistir en la necesidad de que nuestra frontera sur sea ejemplar, que logremos que la frontera sur de México sea un espacio de desarrollo y de oportunidades, primero para los mexicanos, pero desde luego para todos aquellos que lleguen allí a buscar una oportunidad.

Por eso se está dando una discusión paradójica, señor Canciller, que no puedo omitir.

La preocupación de algunos que dicen que cómo hay inversiones en Centroamérica, cuando ha habido reducciones notables al presupuesto para la política agropecuaria de desarrollo, por ejemplo.

Usted tocó una expresión en su respuesta que quiero subrayar. Nosotros también reclamamos congruencia.

Congruencia entre la dinámica de la política exterior que le exige más trabajo a los consulados, y un presupuesto que en el área consular solo se incrementó en el 2.3 por ciento.

Congruencia entre las políticas de otras áreas y la estrategia diplomática de la Cancillería.

Congruencia como usted lo ha expresado, en la firmeza de que en las cuestiones de seguridad nacional y de política de seguridad, todas las decisiones de México sean absolutamente soberanas.

Porque creemos que la política exterior debe ser soberana, es por lo que creemos que debe ser una política de Estado.

Muchas gracias.

 

Etiquetas:
Escribe tu búsqueda y presiona enter al terminar.
Top