Medios

del GPPRI

Honorable Asamblea, hay ocasiones en que ocupar esta alta Tribuna, es motivo de especial satisfacción. No es en el fragor de un debate o en medio de una álgida discusión, es como en este caso, para sustentar dictámenes que fueron aprobados por unanimidad y que se soportan en sí mismos.

La Segunda Comisión de la Comisión Permanente de Relaciones Exteriores, Educación Pública y Defensa Nacional, desea subrayar el reconocimiento al gobierno de la República, por haber presentado las propuestas de la Embajadora Carmen Moreno Toscano, para ocupar la titularidad de la Embajada en Nicaragua, y del Embajador Juan José Bremer Martino, para ocupar la representación de nuestro país ante la UNESCO.

Ahora corresponderá a este Pleno de la Permanente si así lo considera, su ratificación.

Es muy importante en esta etapa de diatribas y dudas, en esta etapa de confusiones y descrédito, aquilatar el esfuerzo que ha hecho el Estado mexicano para propiciar la formación y el desarrollo de personalidades con espíritu público que por su trabajo, por su desempeño, por sus cualidades merecen llamarse personalidades de Estado.

Es el caso de los nombramientos que hoy sometemos a su consideración, especial mención merece Carmen Moreno, por no solo sintetizar valores de profesionalismo, de convicción patriótica, de responsabilidad y de talento, sino por haber sido precursora en la Cancillería, de las mejores actitudes en su desempeño como funcionaria pública y abrirle la puerta a muchas mujeres diplomáticas.

Carmen Moreno en la Cancillería es una institución. Cuando un joven es asignado a la embajadora Moreno, sabe que va a aprender mucho, que la sola convivencia con ella significará una especie de doctorado.

Carmen Moreno inició su trayectoria en el Servicio Exterior en el área de multilaterales, ha tenido experiencia en prácticamente todos los escenarios de la vida diplomática, y en todos ellos ha demostrado su conocimiento, su aplicación, pero algo que es muy importante, su espíritu crítico con responsabilidad por el valor de la patria y su sabiduría.

Ahora, generosa como es, ha aceptado la invitación del gobierno de la República para representarnos en Nicaragua.

Difícilmente se hubiera podido elegir una mejor representante diplomática que la Embajadora Moreno, conocedora de la realidad centroamericana, recién llegando de la Organización de Estados Americanos, la OEA.

El cúmulo de experiencias de Carmen Moreno le permitirá a México tener la certidumbre de que en todo momento dispondremos del análisis más agudo y de la capacidad negociadora, pertinente para coadyuvar a la preservación de los valores que México defiende en sus relaciones internacionales.

La revolución sandinista es cara a la memoria de los mexicanos, como lo es también el principio de la democracia que la motivó cuando rechazaron la dictadura de Somoza.

La historia tiende a ser circular, pero esperemos que las lecciones históricas sean aprendidas por los pueblos y sus élites para que no caigan en los mismos yerros.

Le deseamos a Carmen Moreno el mejor de los desempeños en esta tarea difícil, convencidos de que es la personalidad necesaria para estos momentos en Nicaragua, y que desde esa atalaya nos permitirá tener información de diversa problemática en Centroamérica.

Una feliz circunstancia permite a esta Comisión Permanente analizar el mismo día el nombramiento de Juan José Bremer.

Bremer, diplomático excepcional, Embajador en los países más relevantes del orbe en momentos cruciales en la historia de cada uno y por tanto en la historia del mundo, ha sido también un hombre de cultura, un convencido de la necesidad del Estado mexicano de desempeñar un papel activo en las políticas culturales.

Hombre ilustrado ha sabido combinar el conocimiento ecuménico con una visión nacionalista de la política cultural.

Bremer reúne cartas credenciales sobradas para representarnos de manera digna y proactiva en la UNESCO.

Una institución que todos los países que tenemos conciencia de la trascendencia de la cultura, tenemos la responsabilidad de defender y de fortalecer.

Un espacio de diálogo democrático donde el encuentro de civilizaciones, el reconocimiento a la igualdad de los distintos y diferentes ha sido un valor.

Un espacio que fue dirigido por un gran mexicano, Jaime Torres Bodet, y que nos lleva a solicitarle a nuestro representante, si es que con su voto es ratificado, nos mantenga muy al tanto de los avances en las políticas educativas, en el uso de nuevas tecnologías para la educación, en el soporte de la calidad educativa y en la conclusión, en la erradicación del analfabetismo.

La UNESCO tiene además, una línea de trabajo para defender la libertad de expresión, la libertad de pensamiento, la libertad de creación científica y la protección a periodistas.

Es significativo que el día de hoy que esta Comisión Permanente le entrega un reconocimiento a Jun Francisco Ealy Ortiz, que ha sido un defensor de la libertad de expresión y del gremio periodístico, tengamos también la oportunidad de pedirle a Juan José Bremer, que mantenga el nombre de México muy involucrado en la defensa de los periodistas y en el conocimiento de las nuevas estrategias de comunicación.

Por eso, porque considero que los propuestos reflejan cómo el Estado mexicano del Siglo XX y de inicios del Siglo XXI, ha tenido la oportunidad de formar y de apoyar personalidades de la mayor respetabilidad, honorables, profesionales, intelectuales y al mismo tiempo pragmáticos para ser útiles a México, por eso, porque estoy orgullosa de ese Estado mexicano y creo que no solo el lodo o la podredumbre puede regir nuestro análisis sobre las personalidades públicas, les solicito atentamente votar a favor de la futura representante de México en Nicaragua y del futuro representante de México ante la UNESCO.

Muchas gracias.

 

 

 

Etiquetas:
Escribe tu búsqueda y presiona enter al terminar.
Top