Medios

del GPPRI

Yo había solicitado el uso de la palabra, pero entendiendo la práctica parlamentaria de que generalmente quien coordina la mayoría cierre los debates, y apreciando la mesura y el tono del presidente de la JUCOPO, quisiera señalar el sentido de mis preocupaciones para concluir con una interrogante al coordinador de la JUCOPO, valorando, como digo, su tono y el sentido de sus expresiones.

Primero, me parece fundamental que cuidemos el esfuerzo que han venido realizando los grupos parlamentarios y quien coordina la mayoría, para hacer del Senado un genuino espacio de deliberación democrática y de negociación en las cuestiones en donde se pueden encontrar afinidades.

En ese sentido, por eso resultó preocupante, que una reforma, una adición de tal envergadura no se hubiese podido sopesar con mayor serenidad y con mayor tiempo entre los grupos parlamentarios.

Y eso nos lleva a expresar nuestra preocupación por algunas cuestiones que han venido sucediendo en el procesamiento de iniciativas y de construcción de dictámenes.

Quisiera exhortar a que procuremos que este ambiente de negociación entre los grupos, de búsqueda de acuerdos para construcciones con el más alto grado de consenso, se mantenga.

Desde luego, no desconocemos el poder que tiene la mayoría y el derecho que tiene la mayoría de ejercer sus atributos, siempre y cuando sea respetando el Estado de Derecho.

Por eso, recogiendo la estafeta que plantea el señor coordinador, de que estamos a la mitad del proceso legislativo y de que todos ejerzamos nuestros buenos oficios en la colegisladora, invitaría también a quien coordina la mayoría, a que se abra esta reflexión con la colegisladora.

Como usted bien ha señalado, esta es una modificación que no solo va a recibir la acogida de analistas y de medios por el ambiente en el que está inmerso el debate mexicano, sino por algo mucho más trascendente, porque existe la suspicacia de que paulatinamente vamos avanzando a procesos que delinean un régimen que en un lugar de avanzar a la profundización democrática tiene ciertos visos de autoritarismo.

Y para que esa suspicacia que algunos sostienen no tenga mayores elementos, es crucial que no parezca que se trastoca la voluntad del Poder Legislativo en su potestad de respetar la autonomía del Poder Judicial y que en el Poder Judicial los funcionarios y los ministros, y los funcionarios de la judicatura, ejerzan el mandato para el que fueron nombrados.

Como se dice: “no hay que hacer cosas buenas que parezcan malas”.

Si nosotros admitimos que cuando está en marcha la construcción de una reforma, ese hecho acredita el que quienes las estén poniendo en marcha puedan permanecer en sus puestos, estamos corriendo un enorme riesgo de que haya una interpretación interesada para que también se dé eso en otros ámbitos del poder.

Señor senador Monreal, le aprecio la atención a este debate, su tono, su mesura, insisto en exhortar a que no parezca que se dan albazos cuando ha habido un proceso de construcción de acuerdos.

Y le pregunto ¿si usted estima pertinente que se prolonguen en su responsabilidad los cargos en un poder que por su naturaleza, debe ser absolutamente fiel al mandato constitucional?

Ojalá podamos lograr que se reflexione en la Cámara de Diputados, para que esta visión, que por cierto no viene de ningún integrante del partido mayoritario, pueda ser revisada y rechazada.

Muchas gracias.

Etiquetas:

Deja un comentario

Escribe tu búsqueda y presiona enter al terminar.
Top