Medios

del GPPRI

… gran oportunidad solo puede concretarse en la realidad, con mucho trabajo conjunto y mucha coordinación entre el sector público, el sector privado y la sociedad civil.

Con esa convicción, hace unos momentos celebramos el Foro Retos y Oportunidades del Sector Agroalimentario en el T-MEC, Estacionalidad y Otros Riesgos, en el que tuve la oportunidad de participar junto con mis compañeros legisladores, el senador José Narro y el diputado Heraclio Rodríguez, cada uno de la Comisión de Agricultura en la Cámara de Senadores y la Cámara de Diputados.

Este evento fue un gran ejercicio de diálogo, de intercambio de propuestas, convocado por el Consejo Nacional Agropecuario y el Senado de la República.

Nos acompañó el presidente del Consejo Nacional Agropecuario, Bosco de la Vega, su vicepresidente de Comercio Exterior, Juan Cortina, además de los representantes del sector productivo, participaron la Subsecretaria de Comercio Exterior, la doctora Luz María de la Mora, y el Subsecretario de Agricultura, Miguel García Winder, y compañeras y compañeros legisladores del Senado de la República.

Gracias a ello, pudimos conocer de primera mano, las preocupaciones e inquietudes de los empresarios del campo mexicano, sobre algunos de los riesgos que plantea la implementación del T-MEC, y que podría tener efectos negativos para nuestro país.

Por ejemplo, el posible bloque temporal de nuestras exportaciones de (…) que algunos actores con intereses políticos y electorales en Estados Unidos están promoviendo.

O la posibilidad de revivir una vieja disputa comercial que ya parecía superada, sobre el etiquetado de la carne producida con ganado mexicano, que enviamos a nuestro vecino del norte.

Sin profundizar en los detalles técnicos que seguramente nuestros amigos del Consejo Nacional Agropecuario podrán hacer mejor, me gustaría destacar que cuando existe buena disposición, se logran buenos resultados.

Y eso se ha demostrado en los últimos meses, en los que hemos tenido la oportunidad de trabajar muy de cerca con funcionarios del gobierno y con representantes del sector privado para avanzar en distintos temas relacionados con el nuevo acuerdo.

Hace algunas semanas señalé que la aprobación del T-MEC, de las leyes, del primer paquete de armonización de nuestras leyes con el T-MEC, y la entrada en vigor del propio Tratado, no debían verse como un destino, sino como un nuevo punto de partida, y hoy estamos inmersos en la etapa, a mi juicio, más relevante para nuestro país, que es la de la implementación del acuerdo.

El acuerdo se negoció y se formó con éxito por dos administraciones distintas, y bueno se modificó finalmente y ya se ratificó y entró en vigor.

Pero ahora toca garantizar que sus disposiciones se implementen y se articulen con éxito para México y para los otros dos países, pero sobre todo, para las familias mexicanas.

Y en ese sentido, debemos tener claro que la implementación es un proceso largo, es un proceso complejo, porque exige la adecuación de leyes, pero también de políticas públicas, de programas de gobierno, de reglamentos, de regulaciones, de prácticas y procesos en el sector privado, y eso requiere de un impulso y de un apoyo sostenido por parte de los Poderes públicos, el Poder Legislativo y también el Poder Ejecutivo, pero también de la sociedad en su conjunto y del sector privado.

Tenemos que garantizar que el potencial del Tratado de verdad se concrete para que tengamos mayor potencia, mayor crecimiento y mayores beneficios en los hogares mexicanos. Entonces este es un tema de vital importancia.

Hoy nos tocó tocar el tema puntual de la industria agroalimentaria, que tiene retos muy puntuales y muy particulares y que ya es una historia de éxito en la historia de la integración comercial de América del Norte.

Hoy nos toca con el nuevo Tratado, garantizar que siga siendo una historia de éxito y que sus beneficios lleguen a los pequeños productores y a más familias que viven del campo mexicano, como equilibrar nuestros intereses nacionales y de promoción del bienestar con los principios de libre comercio y el espíritu de integración regional, por ejemplo.

Hoy estos fueron temas que estuvimos tratando con nuestros panelistas, y creo que se queda apuntada una enorme agenda de colaboración, de coordinación y de acción hacia el futuro, entre el Senado de la República, la Comisión de Implementación del T-MEC y otras, y el gobierno y el sector privado.

Nosotros estamos listos para seguir en esa agenda para ser proactivos y no reactivos, para aprovechar el potencial del Tratado y para prevenir posibles efectos negativos que actores interesados de otros países puedan tomar en perjuicio, en este caso, del sector agroalimentario.

Apunto, para concluir, que el Subsecretario hizo una precisión que me parece que también es parte de una agenda a desarrollar, no pensemos solo en el sector agroalimentario, pensemos en el sector agrícola, para también incorporar a la agenda de trabajos que tendremos por delante todo lo que tiene que ver con la producción industrial de fibras, por ejemplo, que también deben ser parte de esta dinámica de crecimiento de éxito en la que queremos seguir trabajando.

Concluyo diciendo que en la Comisión vamos a seguir en esta agenda conjunta, en este ánimo de garantizar que el Tratado sea una herramienta de reactivación económica después de la pandemia, pero sobre todo, de generación de beneficios concretos para todas las familias mexicanas, para los grandes productores exportadores y comercializadores, pero también para los pequeños productores que son parte de este importante sector.

Muchas gracias.

Escribe tu búsqueda y presiona enter al terminar.
Top