Medios

del GPPRI

Con su permiso presidenta.

Estimadas compañeras y compañeros.

Los legisladores en el tema de “empresas fantasmas”, como así se ha conocido, resulta de gran preocupación, el grupo que es mayoría en este Senado pretende aprobar reformas a diferentes leyes que criminalizan a todos los mexicanos.

El pasado 14 de agosto, se aprobó el dictamen en dos comisiones, relativo a las “empresas fantasmas y facturas falsas”, proceso legislativo que de origen se encuentra violentado, toda vez que el turno para su debida dictaminación se otorgó en Comisiones Unidas, la de Hacienda y la de Justicia, y una tercera comisión que es la de Estudios legislativos, se llevó mucho tiempo después.

Este dictamen que tienen en las manos fue votado apenas el pasado miércoles por la Tercera Comisión, con una diferencia de 21 días ¿acaso el grupo parlamentario de MORENA tiene un salvoconducto para pasar por encima de nuestro marco normativo? ¿cuál es la prisa por legislar de esta manera y sobre todo, de legislar mal?

Pero entremos en materia, se nos ha dicho que esta es una reforma hacendaria, la cual no lo es.

Las reformas hacendarias buscan mayor recaudación. Esta es una reforma para llevar a la cárcel sin mediación alguna a los contribuyentes, esta es una reforma penal, que va a criminalizar a personas morales y personas físicas, si algunos de los malos empresarios que sí pueden existir, pero también hay muchos buenos empresarios, y esto lo está haciendo sin distinción alguna.

Estamos ahuyentando la inversión en el país. Si no hay inversión privada y si no tenemos a los inversionistas mexicanos, a los inversionistas extranjeros, no vamos a tener impuestos, no vamos a tener empleo, y no vamos a poder sacar al país adelante.

En este dictamen se busca castigar a los factureros y a las empresas fantasmas, lo cual, no es ni será nunca una mala propuesta, y eso lo compartimos en nuestro grupo parlamentario.

Es interés compartido y de preocupación de todos que no exista la evasión de impuestos, así como la defraudación al fisco, dado que acciones de este tipo afectan el debido funcionamiento del Estado, y que afectarían a más de 120 millones de mexicanos que habitan en nuestro país.

En eso sí coincidimos, hay que combatir la defraudación fiscal y lograr una recaudación más eficiente. 

El propósito de las iniciativas presentadas respecto al tema, buscan combatir a empresas factureras de operaciones simuladas, que son los EFOS, así como a las empresas que deducen operaciones simuladas, que todos conocemos como los EDOS, siendo éste un modo de evasión y de elusión de impuestos, de prácticas ilegales que reducen la recaudación y por ende afecta la capacidad de respuesta de nuestro gobierno ante la necesidad de lo que tiene y necesita la población en el país.

Sin embargo, es necesario mencionar que dentro de esta propuesta existen varias inquietudes al dictamen aprobado en días pasados, inquietudes mencionadas por varios senadores, incluso por los de la mayoría, por el Consejo Coordinador Empresarial y por la Barra Mexicana de Abogados.

El dictamen que está en discusión, contiene una serie de reformas que buscan criminalizar en vez de recaudar, y explico lo siguiente.

Se incorpora la figura de prisión preventiva oficiosa para todos los defraudadores fiscales y ¿quiénes son los que van a caer en este supuesto? ¿todos los contribuyentes, todos los que tributamos, todos los que hacemos operaciones bancarias?

De conformidad con el Codigo Fiscal, todos los depositos que los contribuyentes reciban, deben ser fiscalizados, deben ser declarados a hacienda y entregar el impuesto correspondiente o se deberá acreditar que se está tratando de una donación.

¿Saben cuántas personas fisicas reciben pagos que no reportan a Hacienda? ¿cuantas mujeres y hombres participan? Y un ejemplo quiero poner, el tema de las tandas, es una figura de ahorro coperativo muy arraigada en la cultura mexicana, tan arraigada, que este nuevo gobierno dentro de sus programas sociales, tiene este programa de “tandas para el bienestar”.

¿Qué va a pasar con estas personas de aprobarse la reforma? ¿van a ir directo a la cárcel en lo que se investiga el origen y tamaño de las transacciones?

Por otro lado ¿qué pasará con los buenos empresarios que llevan su vida correcta, y que llevan una contabilidad, y que por descuido o por desconocimiento en una de las muchas operaciones que realizán durante el ejercicio fiscal, reciben una factura sin materia?

Uno de los absurdos de esta ley es que hace que la delincuencia organizada, sea un sujeto de derecho, sí, un sujeto de derecho que debe pagar impuestos, porque cualquier fraude fiscal requiere que exista de una persona obligada para pagar impuestos.

¿Ahora le vamos a dar personalidad jurídica a la delincuencia organizada? ¿ya han pensado en eso? Nada más eso nos estaba faltando en esta reforma.

Por otro lado ¿dónde quedó el principio garantista de la presunción de inocencia? La prisión preventiva oficiosa no debe ser utilizada por los supuestos de defraudación fiscal. Y hoy el partido que gobierna la utiliza como una herramienta para hacer una caceria de brujas.

El caso del Sistema de Administración Tributaria, que todos conocemos como SAT, o la Procuraduria Fiscal, ¿no tienen las herramientas de inteligencia financiera para buscar perfectamente a las empresas fantasmas que se dedican a vender facturas? Si todos los días lo vemos, hay veces en los periódicos o el internet, en las cuales se están vendiendo facturas fantasmas.

Es ahí en donde deben voltear los ojos a la autoridad investigadora, no al buen empresario, no a la persona fisica que sin actuar con dolo, no lleva una contabilidad precisa.

De aprobarse esta reforma en sus terminos, resultaría excesiva, sin dejar a un lado la incertidumbre que los empresarios tendrán para invertir en nuestro país, y repito, empresarios mexicanos y empresarios extranjeros.

De aprobarse esta reforma, el mercado formal va a voltear a la informalidad, que hoy es el 25 por ciento de la población económicamente activa, que es de aproximadamente 14 millones de personas.

No se puede comparar a la organización criminal, que sí están realizando este tipo de operanciones de manera dolosa, con empresas bien establecidas, que llevan sus contabilidades conforme a la ley y que por descuido, omisión e incluso por mala fe de quienes expide la factura, puedan adquirir un certificado sin saber que dicho certificado es falso.

Es desproporcionado lo que hoy pretende aprobar el grupo mayoritario, es por estas inquietudes, que el Grupo Parlamentario del PRI hemos expresado en comisiones, en diferentes foros academicos y ciudadanos, las preocupaciones sobre el dictamen, hemos escuchado a especialistas, academicos y nuevamente a más empresarios.

Compañeros, no podemos sobreregular lo que ya tiene dientes, no podemos legislar para convertir la defraudación como un delito de Seguridad Nacional, que amerite prisión preventiva oficiosa, pero, sobre todo, que le niega a los contribuyentes alcanzar acuerdos reparatorios con la autoridad hacendaria.

El Grupo Parlamentario del PRI, hoy les decimos: sí estamos a favor de una reforma para sancionar a los factureros y a las empresas que realizan operaciones fiscalmente fraudulentas.

Sí a combatir a aquellos que dañan las arcas de la nación.

Sí a detener y que no existan las empresas fantasma, pero no con lo que hoy pretende aprobar la mayoría, que esto es que el grupo parlamentario del PRI vamos a votar en contra del presente dictamen.

Y les dejaría a las senadoras y a los senadores de los que son hoy mayoría, qué les van a decir a sus empresarios en sus estados, que muchos de ellos, ustedes saben, que se han acercado a ustedes.

Muchas gracias. 

 

Escribe tu búsqueda y presiona enter al terminar.
Top