Medios

del GPPRI

 Con su permiso, Senador presidente.

Como legisladores tenemos la responsabilidad de que nuestras propuestas siempre guarden armonía con la Constitución Política, sin embargo, nuevamente estamos legislando al vapor, sin el análisis que el tema requiere, ignorando las opiniones de los especialistas sobre las repercusiones que esta reforma va a generar para México en el corto y mediano plazo.

Con estas reformas se eliminan las atribuciones otorgadas a la CRE, para sujetar las ventas de primera mano de hidrocarburos y combustibles de Pemex a principios de regulación asimétrica, lo que distorsiona las condiciones del mercado y le devuelve el control monopólico en perjuicio de lo consumidores.

Y eso no es todo.

Al parecer tampoco han dimensionado que esta reforma nos alcanzará a todas y todos los mexicanos, sobre todo a los que menos tienen, ya que encarecerá a los combustibles, así como todo tipo de bienes y servicios de uso básico.

Al respecto, es necesario mencionar que, de acuerdo con la Cofece, durante el 2020, Pemex fue el principal proveedor mayorista, con el 83 % del mercado de gasolina, y 73 % de diésel, en lo que va del 2021 esos porcentajes se colocan en  el 81 y 71 %, respectivamente.

A pesar de la presencia de diversas marcas que se comercializan ya al público.

Esto demuestra que Pemex aún guarda esa preponderancia en el mercado  y que se mide por el producto vendido, como ya lo habíamos mencionado y no por el número de permisos otorgados como lo señala el grupo mayoritario.

Ese dictamen, además de ser inconstitucional, vulnera los derechos fundamentales de diversos acuerdos comerciales de los que México es parte, las inconstitucionalidades son variadas.

1.- Uno, se pasa por alto el principio de progresividad de los derechos humanos al no respetar el debido proceso y privar, arbitrariamente, los derechos.

2.- Se violenta el principio de legalidad contenido en el párrafo segundo del artículo 14 constitucional, al afectar los derechos adquiridos de los inversionistas sin haber sido vencido en juicio.

3.- Al aplicar esta reforma en perjuicio de los permisionarios, se vulnera el principio de irretroactividad de la ley, contenido en el primer párrafo del artículo 14 constitucional.

4.- Al generar condiciones de monopolio para favorecer a Pemex, restringe la libre concurrencia y competitividad en el mercado, por lo que se vulnera el artículo 28 constitucional.

Además, también se violenta el T-MEC el Tratado Integral Transpacífico y otros acuerdos internacionales, en lo que hace al trato a las inversiones, las condiciones al acceso del mercado, así como no discriminación.

Este tipo de reformas solo generan incertidumbre, inseguridad jurídica y desconfianza, lo que aleja la posibilidad de atraer mayor capital, justo en el momento en que más lo necesitamos para lograr una pronta recuperación económica.

Las inversiones generan empleo y estabilidad, por lo que nuestra preocupación es, al ahuyentarlas se perderán los puestos de trabajo que afectarán a las y los mexicanos que laboran en este sector.

Sin duda, esta reforma tendrá repercusión con nuestros socios comerciales y generará arbitrajes e indemnizaciones millonarias, oprimiendo aún más las finanzas públicas y el desarrollo de la economía nacional.

Compañeras y compañeros, quiero externar que estas reformas, además de empeñar el presente y el futuro de las nuevas generaciones, causarán perjuicios económicos a nuestro país.

Por eso, nuevamente les pido que legislemos con responsabilidad, ya que nuestro compromiso es y debe ser solo con México.

Por ello, la reserva que presento busca conservar la redacción vigente del transitorio décimo tercero de la Ley de Hidrocarburos, publicada el 11 de agosto del 2014, para que las condiciones del mercado ya no sean trastocadas y se mantengan como hasta hoy.

Es cuanto, presidente.

Deja un comentario

Escribe tu búsqueda y presiona enter al terminar.
Top