Medios

del GPPRI

Con su permiso, señor presidente.

Compañeras y compañeros.

Acudo a esta Tribuna a anunciar el voto a favor de mi grupo parlamentario, de este dictamen, que eleva a texto constitucional como parte del derecho a la salud, los cuidados paliativos multidisciplinarios ante enfermedades en situación terminal, limitantes o amenazantes a la vida, así como de utilización de los medicamentos controlados.

Este es un dictamen muy importante que representa un paso adelante para garantizar el respeto a la dignidad humana de muchas y muchos mexicanos.

Porque estoy segura que muchos de nosotros hemos visto cómo un ser querido sufre los dolores de una enfermedad grave e incluso terminal, y hemos atestiguado cómo estos merman su calidad de vida, y ciertamente la de quienes lo rodean.

Por eso son tan importantes los cuidados paliativos que consisten en la atención que se proporciona a los adultos y a los niños con enfermedades graves, terminales o crónicas, que se enfocan en aliviar el sufrimiento y mejorar la calidad de vida de los pacientes y sus familias, pero que no tienen el objetivo de curar la enfermedad en sí.

Este cuidado provee alivio a los síntomas, permiten evitar el sufrimiento, reducir el dolor y dar tranquilidad a los pacientes.

Es importante recalcar como ha afirmado la Asamblea Mundial de Salud, que los cuidados paliativos afirman la vida y consideran la muerte como un proceso normal, no intentan ni acelerar, ni retrasar la muerte.

Es decir, como lo decía el senador Mancera, no estamos hablando de eutanasia, esto en lo que se traduce son en beneficios como que un mexicano de la tercera edad pueda vivir sus últimos días sin dolores graves o que un niño con cáncer terminal viva con un sufrimiento mínimo.

Muchas de las personas que necesitan cuidados paliativos presentan padecimientos crónicos, su atención ofrece un sistema de apoyo para ellos y sus familias que los ayudan a adaptarse a la enfermedad y a proveer un entorno positivo, no solo en parte física, sino también en la psicológica y espiritual.

Sin embargo, y aún con la relevancia que tienen estos cuidados, la Organización Mundial de la Salud estima que de los 40 millones de personas en el mundo que requieren atención paliativa, solo el 14 por ciento la reciben.

Esto es particularmente grave, ya que la gran mayoría de estos 40 millones son personas de bajo o mediano ingreso, en realidad que desafortunadamente no es distinta a la realidad que vivimos en nuestro país.

Por eso es tan importante esta reforma que le da carácter constitucional a esta medida, que va a permitir que millones de mexicanos reciban la atención adecuada para mitigar el dolor, porque además permitirá atender la carga clínica que representa el creciente número de pacientes por enfermedades crónico y degenerativas, así como el envejecimiento de la población, que va a demandar un sistema de salud que pueda ayudar a mantener una vida funcional y digna.

Dos de los principales retos en materia de salud pública que tiene nuestro país, pero además, le da un enfoque integral, multidisciplinario y una perspectiva de inclusión a los cuidados paliativos.

Y algo muy importante, mantiene el enfoque de derechos humanos y no discriminación que debe prevalecer siempre en los temas de salud.

Por lo anterior, reconozco la labor del senador Mancera al promover esta iniciativa.

Reitero el voto de mi grupo parlamentario a favor de esta reforma, y celebro este paso importante para garantizar la dignidad y el derecho a la salud de todas y todos los mexicanos.

Muchas gracias.

Escribe tu búsqueda y presiona enter al terminar.
Top