Medios

del GPPRI

Con su permiso presidenta.

Compañeras y compañeros senadores.

Luego de horas de trabajo acumuladas nuestras, de nuestros equipos de trabajo y de buena parte de las dependencias del Ejecutivo Federal, lideradas por la Secretaría de la Función Pública, estuvimos a punto, a punto de aprobar una ley de austeridad que de a de veras sirviera a México, pero ganó el estómago compañeros, desafortunadamente.

En vez de sacarla bien y con el consenso de todos los grupos parlamentarios, se prefirió sacarla rápido.

¿Queremos que haya un gasto público honesto, eficiente, eficaz y transparente? Desde luego que sí, no nos hagamos bolas, es lo que queremos todos.

Pero si algo nos han dejado estos últimos siete meses, es que los cómo sí importan, y el cómo propiciar la austeridad importa.

Importa, ¿saben por qué? ¿saben que estamos aprobando hoy? La austeridad es austeridad, punto.

Estamos también aprobando una austeridad que viola la Constitución, una austeridad que viola las leyes.

Una austeridad que por ejemplo, pasa por encima del artículo quinto de nuestra Carta Magna que dice: a ninguna persona podrá impedirse que se dedique a la profesión, industria, comercio o trabajo que le acomode siendo lícitos.

Y estamos también compañeros, aprobando una ley de austeridad que viola la división de Poderes en la cual se basa justamente nuestra República, y que además viola la autonomía justamente de los órganos autónomos.

Y saben qué, que estamos aprobando una ley de austeridad que va a afectar negativamente a los 1.4 millones de servidores públicos, porque no distingue ni siquiera grados de responsabilidad.

Lo que estamos aprobando hoy en su artículo 24, párrafo segundo dice, y fíjense los servidores públicos que deberán defender sus derechos, y fíjense también los abogados que defenderán la inconstitucionalidad de este texto.

Dice que los servidores públicos que por cualquier motivo se separen de su cargo, no podrán ocupar puestos en las empresas que hayan tenido información en el ejercicio de su cargo público antes de cinco años.

Sí dice información a secas, así en general, no habla de información privilegiada, solo de información.

Imagínense todo lo que se violará en este supuesto así como está redactado, y en una era de internet.

Para poner ejemplos, si esta ley que estamos aprobando estuviera vigente hoy día, los dos mil trabajadores del SAT despedidos en diciembre, no podrían trabajar en el sector privado hasta enero del 2024, y los 240 trabajadores despedidos del IMER en junio pasado, no podrían ser locutores, ni productores, ni nada en W Radio, en Radio Fórmula o en Radio Centro, en cinco años.

Pero además como está la ley, los mismos compañeros despedidos del IMER, tampoco podrían trabajar en ninguna parte del sector privado hasta julio del 2025, sí, en ningún lugar del sector privado hasta julio del 2025, y no lo digo yo, así quedó en la ley.

¿Pero era esta la intención de la actual administración? Estoy segura que no. Pero por eso, compañeras y compañeros es que hay que hacer las cosas bien para no regarla.

Reitero, los cómo importan. Sí queremos austeridad, pero no mal y a la mala.

Por las prisas y la imposición se sacrificó un acuerdo con toda la oposición para que saliera una ley que trabajamos junto con el gobierno con la mejor de las intenciones y en el mejor de los ánimos.

Los servidores públicos desempeñan su trabajo porque aman a su país y con esta ley los estamos desanimando a trabajando a trabajar por México.

Reconozco los comentarios que hace unos instantes hizo el presidente de la JUCOPO, Ricardo Monreal, en el sentido de los atropellos que se cometieron con esta ley de austeridad.

Justamente por todos los excesos, errores, violaciones que he descrito, es que el voto del grupo parlamentario del PRI el día de hoy será en abstención en lo general y haremos distintas reservas en lo particular, porque hay que ser responsables, si no, ¿para qué estamos compañeros?

De verdad yo les pregunto a todos los que están aquí a estas horas de la madrugada, 3:03 de la madrugada, ¿se van a sentir ustedes satisfechos y orgullosos cuando lleguen a sus casas y miren a los ojos a su familia y sepan que en el fondo apuraron la aprobación de algo que pudo haber sido una muy buena ley para los mexicanos? Pero la cambiaron porque no sé a quién le urgía, o no sé quién tenía prisa, y ahora es violatoria de derechos de la Constitución y de la ley.

Ahí la dejo compañeros para su conciencia y para que le rindamos cuentqas a la sociedad.

Muchas gracias.

Escribe tu búsqueda y presiona enter al terminar.
Top