Medios

del GPPRI

Con su venia, presidenta.

 

Saludo a mis compañeras y compañeros senadores.

 

Esta crisis se gestó hace años en Bolivia y es una crisis de democracia.

 

El entonces presidente hizo una consulta popular, una consulta popular en febrero de 2016, para ver si los bolivianos querían que se reeligiera por cuarta ocasión, sí, por cuarta ocasión, y perdió la consulta.

 

Y en vez de acatar la voluntad popular, el entonces presidente se presentó a las elecciones del pasado 20 de octubre, para tratar de reelegirse por un cuarto periodo.

 

Las elecciones que en Bolivia requieren dos requisitos, uno, el ganar por más del 40 por ciento del padrón total, y número dos, el ganarle al segundo lugar con al menos 10 por ciento de la votación.

 

Se cumplió lo primero, es decir, sí ganó el entonces presidente por más del 40 por ciento, pero no se cumplió el diferencial del 10 por ciento, y cuando llevaban el 95 por ciento del escrutinio de los votos, el 20 de octubre, se cae el sistema, se empieza a no registrar el conteo adecuado, se exacerban las manifestaciones populares, los disturbios, la violencia, y entonces esto provoca malestar social y las revueltas se fueron exacerbando.

 

Las protestas acentuadas, también implican un diálogo entre Bolivia y la OEA. La resuelve que hubo irregularidades en la elección y recomienda que haya nuevas elecciones en ese país.

 

Así se asumió, pero las propuestas siguieron, escalaron, y la sociedad, parte de la sociedad exige su renuncia.

 

La oposición lo hace, algunas partes de las fuerzas armadas también, y el presidente renuncia diciendo que lo hace para que no haya violencia ni persecución.

 

Aquí muy importante, compañeras y compañeros, no se trata y he visto este debate en redes los últimos días, no se trata de si alguien nos cae bien o mal, no se trata de si comulgamos o no con su proyecto político, no se trata de que si nos gusta o no su ideología. Esa no es la Litis para los mexicanos.

 

La Litis para los mexicanos es preservar el derecho internacional. Punto. Aquí se trata de un tema exclusivamente del pueblo boliviano, del sufragio del pueblo boliviano, del respeto del sufragio del pueblo boliviano y del respeto de las instituciones democráticas del pueblo boliviano. Aquí los mexicanos no contamos, y no hay que confundirnos en ello.

 

Habiendo dicho todo lo anterior, qué bueno que nuestro país honre la noble tradición de asilo, misma que no debe de basarse en si comulgamos o no comulgamos con ideologías o prácticas, sino en buscar la protección de la vida y la integridad de las personas, así como la paz y la seguridad internacionales.

 

Esperamos también, y esto para el grupo parlamentario del PRI al cual represento, es muy importante destacarlo, esperamos también que quienes tengan la condición de asilo en nuestro país, se conduzcan conforme a tratados internacionales en la materia, y conforme a nuestras leyes domésticas, y se abstengan de opinar sobre asuntos políticos en nuestro país.

 

Y sobre la situación actual en Bolivia, toda nuestra solidaridad con ese pueblo hermano, hacemos votos por el regreso de la paz, la seguridad y la estabilidad en ese querido país, y desde luego se tiene que asegurar la gobernabilidad, el regreso del orden constitucional y la convocatoria a elecciones libres, abiertas, transparentes y democráticas.

 

Así es que nuestro mayor afecto y solidaridad con el pueblo boliviano, y esperamos que pronto reencuentren el cauce de la democracia, la paz y la estabilidad en ese país hermano.

 

Muchas gracias compañeros.

 

 

Escribe tu búsqueda y presiona enter al terminar.
Top