Medios

del GPPRI

Con su permiso, señora presidenta.

 

Compañeras, compañeros senadores.

 

Como miembro de la Comisión de Radio, Televisión y Cinematografía, y en nombre de mi grupo parlamentario, el PRI, vengo a esta Tribuna para expresar nuestro voto a favor del dictamen que ya ha sido leído por parte de la presidenta de la Comisión de la Medalla Belisario Domínguez, la presidenta Sasil De Villard, a quien la felicito por la coordinación y organización para poder concretar finalmente este resultado.

 

Hoy en nuestro país existe una larga tradición de mujeres que desde distintas trincheras han luchado de manera incansable por las causas más justas.

 

Mujeres que con su voz y su acción han abanderado cambios que a lo largo del tiempo le han dado forma a nuestra realidad social.

 

Gracias a estas vidas ejemplares, la sociedad mexicana ha conquistado espacios de libertad y de pluralidad que dotaron de sentido y fuerza al anhelo de la vida democrática de nuestro país.

 

El día de hoy reconocemos a una de esas grandes mujeres, doña Rosario Ibarra de Piedra, cuya lucha consagrada a la defensa de los derechos humanos ha inspirado a decenas de generaciones de ciudadanos.

 

Su determinación por alcanzar los ideales de justicia y verdad, motivada desde un principio por el amor materno y fortalecida después con la solidaridad de otras causas sociales, se ha mantenido vigente gracias a su dignidad y a la congruencia de sus convicciones.

 

Una mujer valiosa, cuatro veces candidata al Premio Nobel de la Paz y dos veces candidata a la presidencia de México, doña Rosario Ibarra es ejemplo de una vida ciudadana construida sobre principios inquebrantables.

 

La participación ciudadana que ha generado con su activismo, es la expresión de una sociedad que está cada vez más preocupada y consciente de la importancia de los derechos humanos, del respeto a los derechos humanos, del valor de la vida y de la memoria histórica.

 

La voz de doña Rosario Ibarra de Piedra nos ha recordado durante muchos años que la política es asunto de todas, de todos, y que como bien lo decía el senador Belisario Domínguez, un supremo esfuerzo puede salvarlo todo.

 

Que la política se trata, en suma, de un ejercicio para buscar un espacio de encuentro y que el diálogo es el mejor camino para encontrarlo.

 

Enhorabuena para doña Rosario Ibarra de Piedra, y por las causas que ella siempre luchó.

 

Muchas gracias.

Escribe tu búsqueda y presiona enter al terminar.
Top