Medios

del GPPRI

Con el permiso de la presidencia.

Señoras y señores.

Con el Sistema Nacional para la Cruzada contra el Hambre, en el 2013, la entonces SEDESOL instrumentó el programa para mejorar e incrementar las condiciones de acceso a la alimentación de la población con prioridad de atención, ubicadas en las zonas de atención prioritarias rurales o urbanas mediante el equipamiento y abasto de comedores comunitarios. 

Los comedores comunitarios se constituyeron en el espacio físico y social del quehacer comunitario para la preparación y el consumo de alimentos entre la población, preparados por mujeres y hombres de la comunidad.

Con ello, las personas que asistían a los comedores contaban con soluciones a sus necesidades prioritarias, tales como el acceso al consumo de alimentos y la transformación de hábitos alimentarios. 

Asimismo, los comedores se consideraron lugares incluyentes en donde se fomentaba la relación familiar y social, la sana convivencia, la igualdad de género, la cultura, la comunicación, el encuentro, la participación, la cohesión e inclusión social.

Al cierre del 2018, la SEDESOL operaba más de 5 mil comedores comunitarios en todo el país que beneficiaban a más de 540 mil personas.

Cada comedor comunitario contaba con un promedio de 109 a 120 beneficiarios, quienes recibían dos raciones de alimento diarias con ayuda del trabajo de alrededor de 63 mil 270 voluntarios.

Los beneficiarios de este programa eran:

Niñas, niños, estudiantes, mujeres embarazadas, adultos mayores, y por supuesto personas con alguna discapacidad.

De acuerdo con el último reporte realizado en 2017-2018, el Programa Comedores Comunitarios logró tener cobertura en las 32 entidades federativas, con presencia en el 26 por ciento de los municipios del país. 

Al cierre del programa se encontraban en operación cinco mil 95 comedores. Las cinco entidades federativas con mayor cantidad de comedores son el Estado de México, Guerrero, Michoacán, Chiapas y Veracruz.

En mi estado, Guerrero, los comedores comunitarios tienen presencia en los 81 municipios.

En la región de la montaña, una de las más vulnerables del estado, se encontraban 285 comedores comunitarios donde se atendían a más de 31 mil beneficiarios; mientras que en la Costa Chica funcionaban 242 comedores a los que acudían 27 mil 246 personas.

En la zona Centro, 185 comedores; en la Costa Grande, 167 comedores; en la norte 136; en Tierra Caliente, 108, en Acapulco, 77, donde solamente acudían 14 mil 175, y por supuesto un buen número de beneficiarios quedaron sin esta gran ayuda que daba el gobierno federal.

Compañeras y compañeros, aún a pesar de estos claros beneficios, lamentablemente, en la aprobación del Presupuesto de Egresos de la Federación 2019, el grupo mayor de la Cámara de Diputados decidió eliminar este programa, recortando el 100 por ciento de su presupuesto, dejando en el desamparo a los más de 540 mil beneficiarios en el país.

Gracias a esta decisión, a partir de este año, los más de 132 mil guerrerenses que recibían 2 alimentos al día han quedado sin este apoyo, lo que agrava su situación alimenticia y puede llegar a provocar una crisis de desnutrición, ya que la mayoría de beneficiarios eran niños en etapa de desarrollo.

Eliminar este programa de efectiva asistencia social, se suma, por supuesto, a una equivocada decisión del gobierno, como recorte, como ya lo he dicho, el 50 por ciento del presupuesto de las estancias infantiles, que por cierto, la estancias infantiles a pesar de que se les señaló de corrupción, de niños fantasmas, las estancias infantiles no han podido todavía presentar una denuncia quienes así lo hicieron, como la Secretaria del Bienestar.

Y a pesar de esos embates, hoy podemos decir que las estancias infantiles están paradas, están de pie, ya existe resoluciones en el caso de muchos estados, amparos, en donde se ha definido amparos dándole ruta tanto de definiciones y resolutivos importantes, no solamente en el estado de Guerrero, en el estado de Chihuahua y muchos estados más del país, y se ha generado jurisprudencia.

Y esto quiere decir, que todas estas acusaciones sobre las estancias infantiles han quedado atrás, y por supuesto ahí solamente existen maestras y maestros de trabajo que con el corazón en las manos no solamente reciben a los niños y los cuidan, sino también los educan.

Ahí están los amparos, las resoluciones definitivas, están tomando un buen cauce y no tengo la menor duda que la Secretaria de Bienestar en este tema, tendrá que acatar ya la jurisprudencia de la Suprema Corte de Justicia, del Poder Judicial Federal, perdón, y por supuesto que si no, estará en desacato y lo haremos valer en su momento en tribunales.

Como representantes populares, los senadores tenemos la obligación de dar voz a los reclamos sociales, en especial a los de elemental justicia social, como el de los beneficiarios de los comedores comunitarios, quienes ya no cuentan con el alimento diario que venían recibiendo y que ven precarizada aún más su situación alimenticia.

De este reclamo social surge la presente proposición, para solicitar a las Secretarías de Hacienda y Crédito Público y de Bienestar Social, en este tema de comedores comunitarios, que informen a esta soberanía las razones para la eliminación de este programa de apoyo social, así como la manera en la que se suplirán los recursos para que sigan funcionando los comedores comunitarios en todo el país, y por supuesto también en el estado de Guerrero.

Y esperemos que estos recursos no hayan sido canalizados para el Tren Maya, para pagar la cancelación del aeropuerto de Texcoco, y todo lo que ustedes conocen por supuesto también que se ha dicho en todos los medios de comunicación y el reclamo justo que hemos presentado de manera muy puntual para que este tipo de acciones continúen, este tipo de programas continúen y no se estén desviando a programas electoreros.

Es cuanto, señor presidente, muchas gracias.

Escribe tu búsqueda y presiona enter al terminar.
Top