Medios

del GPPRI

Con la venia de la presidencia.

 

Desde el lunes pasado, oficialmente nos encontramos en la nueva normalidad, pero la transición a esta etapa de la pandemia está tan plagada de inconsistencias y contradicciones, que hasta el semáforo que se anunció funciona al revés, pues estando en rojo significa avancen.

 

Me voy a permitir hacer un pequeño recuento de algunas de las contradicciones más increíbles que hemos visto y escuchado en estos meses.

 

El 8 de abril, el vocero del gobierno federal en materia de la pandemia, Hugo López-Gatell, dijo que con el modelo Centinela, estimamos que habrá 26 mil casos de contagio en el país, porque la pandemia es 8 veces más grave de lo que se ve.

 

Sin embargo, el 3 de mayo, ya con una cifra oficial subestimada de más de 20 mil casos, López-Gatell dijo (…) modelo Centinela, no es el elemento principal en la Fase 3, es decir, olvídense de la vigilancia Centinela, ya no es procedente su uso.

 

Otra contradicción, el 2 de mayo, López-Gatell aseguró tajantemente que el pico de la pandemia será el 6 de mayo y después la curva comenzará a descender. 

 

Para el 5 de mayo, solo tres días después, dijo que el pico sería el 8 de mayo. Hoy estamos ya a 2, 3 de junio, y sinceramente estamos lejos de ver (…) de contagios y que comience el descenso de la curva.

 

Según la OMS, México es uno de los cinco países que más nuevos casos ha reportado las últimas 24 horas. La semana pasada pudimos contar dos nuevos casos cada minuto.

 

En cuanto al número de fallecidos, el 5 de mayo, López-Gatell, dijo: ahorita tenemos dos mil 271 personas que han perdido la vida por covid-19, y estamos cerca de punto medio de la curva epidémica. En el descenso de la curva podemos tener otras más o menos dos mil o tres mil, y con ellas ya tendríamos casi 6 mil muertes. Así lo dijo.

 

Hoy se cuenta con más de 10 mil mexicanas y mexicanos que han perdido la vida, pero se estima que en realidad son más de 30 mil, y la curva no está cerca de aplanarse.

 

Por ejemplo, ¿por qué no se contabilizan los fallecimientos en clínicas privadas, por qué querer maquillar las cifras y engañar a la gente? Insisto, este es el mundo al revés.

 

Por todo esto, no sorprende que la estrategia del gobierno federal para entrar a la nueva normalidad, tenga como eje central un semáforo daltónico y como finalidad evidente lavarse las manos frente a las consecuencias de la crisis sanitaria, dejando en manos de los gobiernos estatales, la toma de las decisiones difíciles.

 

México, increíblemente, ha sido el único país en reactivar la movilidad social con el número de contagios y fallecimientos al alza.

 

En otros países del mundo como Alemania, Irán, China, Corea del Sur, Líbano y Arabia Saudita, donde sí se empezó a aplanar la curva y se tuvo un periodo de dos semanas con los números a la baja, antes de empezar la reapertura bien organizada de actividades, desafortunadamente se han tenido que retomar algunas medidas de distanciamiento social para evitar el alza de contagios.

 

¿Por qué en México no pasa esto? ¿No sería mejor esperar a tener dos semanas con números a la baja o era necesario poner fin a la jornada de sana distancia solo para que pudieran reanudarse las giras?

 

(…falla audio…) y los 12 millones de mexicanos que han perdido su fuente de ingresos.

 

Pero si el covid está lejos de ser controlado y la curva aún más lejos de ser aplanada, es una irresponsabilidad que podría costarnos muchas vidas hablar de una nueva normalidad sin estrategia, ni visión.

 

La UNAM, por ejemplo, pide dos semanas más de confinamiento voluntario, ¿pero qué va a saber de epidemias y cuidados de la salud, la máxima casa de estudios del país, verdad? Es evidente que sabe más un solo hombre, López-Gatell, que toda la comunidad científica de este país.

 

Lo he dicho antes y lo vuelvo a repetir, a grandes males, grandes soluciones, no ocurrencias.

 

Es cuanto, presidenta, muchas gracias.

Escribe tu búsqueda y presiona enter al terminar.
Top