Medios

del GPPRI

Muchas gracias, Presidente, con su permiso.

Durante muchos años los hombres idearon como espacios ideales para las mujeres las casas y los conventos.

Yo veo la historia y no me encuentro en una casa y en un convento, y es que muchas mujeres tenemos vocación para otras cosas y hay que valorar que nacimos en estos tiempos en que las mujeres podemos participar en política o tenemos una opción o una alternativa distinta a la casa y al convento.

Hay que valorar y agradecer el paso en la historia de este país de mujeres como Carmen Serdán o de mujeres como Elvia Carrillo Puerto que fueron nuestras primeras feministas sufragistas y a las que en su momento y en su tiempo también les tocó vivir lo que hoy precisamente estamos dictaminando y sancionando, violencia política de género, porque si hoy día a muchas de nosotras nos ha tocado vivirla en las distintas campañas políticas que hemos vivido para llegar hasta aquí, imaginen todo lo que ellas tuvieron que pasar en su tiempo y en su momento en el siglo pasado para lograr que nosotras pudiéramos votar y ser votadas.

Y a partir de entonces muchas mujeres hemos podido llegar a los lugares del parlamento, a los escaños y a las curules y gracias a ello podemos hablar por otras mujeres, las mujeres que son madres, las mujeres que tienen una discapacidad, las mujeres que son hijas, las que estudian.

Y por eso es que es importante la participación de las mujeres en la vida activa de un país, en la gobernanza transversal de un país.

Este dictamen, que el día de hoy vamos a votar a favor todos los grupos parlamentarios, habla precisamente de esta sinergia que nos une por sancionar a quienes, por la condición de género, por la condición de mujer, han estado violentando en las campañas.

Hoy día presentamos un dictamen que efectivamente es duro para aquellos opositores o líderes de partido que agredan a las mujeres por el hecho de ser mujeres y muchas de la que están aquí lo han vivido.

Ya las mujeres no estamos dispuestas a vivir en violencia.

Ya no lo vamos a permitir.

Es que nunca antes lo quisimos, pero hasta hoy unidas, siendo tantas, siendo esta la legislatura de la paridad de género no podíamos despreciar la oportunidad de seguir avanzando en materia de género.

Gracias de verdad a todas las que no se han rendido.

A todas las que se han sentido humilladas, pero aun así han decidido levantarse y seguir con la carrera política, todas las que están aquí son sumamente valiosas, les agradezco todo lo que me enseñan siempre, su sororidad, su solidaridad, son ustedes unas chingonas.

Gracias, porque calladitas no nos vemos más bonitas.

 

Escribe tu búsqueda y presiona enter al terminar.
Top