Medios

del GPPRI

Me siento con la obligación personal de participar en este debate, políticamente no me lo recomendaría a mí misma, pero quiero tratar de ubicar la Litis.

 

Yo fui dirigente campesina, cuando fui dirigente campesina, muchos de mi compañeros y muchos compañeros que conocí entonces, que hoy están en MORENA y en otras organizaciones, tomamos la decisión de realizar acciones directas que considerábamos indispensables para lograr la aplicación de la legislación agraria.

 

Desde nuestra perspectiva, nuestros motivos eran válidos y tenían razón social, eran planteamientos de lucha directa para garantizar una mayor justicia en favor de los grupos campesinos con los que participaba o a los que en algún momento representé.

 

Cuando fui candidata a gobernadora, tuve que reflexionar muy profundamente cuál iba a ser mi posición ante hechos similares, y tuve que valorar si el rol de autoridad te da derecho a renunciar a tus principios.

 

Lo tuve que valorar profundamente, porque son de esas decisiones esenciales que marcan no solo tu coherencia personal, sino el destino de tu ejercicio profesional.

 

Yo creo que este es el debate que está en el fondo. 

 

El debate que está en el fondo es el proceso de mutación de las posiciones, particularmente en el estado de Tabasco, particularmente en el estado de Tabasco.

 

Cuando se privilegia el ejercicio de autoridad y se desconoce lo que había dado sustento a un estilo de participación.

 

Por eso supongo que es muy difícil para las compañeras y los compañeros que han hecho uso de la palabra, el argumentar a favor de las decisiones tomadas, porque no es consistente con la trayectoria de su organización, ni es consistente con la trayectoria de muchos de ustedes.

 

A mí me parece indispensable que esa legislación se modifique y que haya precisiones que no permitan que sea discrecional la interpretación para aplicar las sanciones.

 

Me parece que hay una enorme diferencia entre el boteo de dirigentes estudiantiles que piden cooperación para complementar una escuela, aunque como autoridad no sea compatible que uno simpatice con la posición de que cierren una carretera, esa es la visión de la autoridad, pero es muy distinto el boteo cuando se pide cooperación para una escuela, a una actitud dolorosa y amañada de manipulación social.

 

Y los artículos a los que hemos dado lectura, permiten la interpretación voluntaria, discrecional y pueden ser utilizados para la persecución política.

 

Conozco bastante bien la historia de otra etapa de Tabasco, no quiero aquí llevar a cuenta el difícil periodo en donde desde una empresa del estado, se utilizaron todos los mecanismos de convocatoria y de llamada para que se liberaran pozos, no, me queda claro, la gente puede mutar de posiciones.

 

La gente puede cambiar sus puntos de vista de cómo hacer la política cuando es autoridad a cuando es dirigente social.

 

Pero como aquí se dijo, no confundamos el debate, mejor reconozcamos que el gobernador de Tabasco decidió impulsar una legislación porque conociendo la idiosincrasia, el estilo del quehacer político de sus paisanos, quiere curarse en salud.

 

Solo les pedimos que reflexionen y reconozcan que aunque haya una visión para lograr la armonía social como aquí se dijo, ésta no puede ser de tal manera ambigua, que permita el autoritarismo y la persecución, que es indispensable que haya precisiones.

 

Les pedimos que sean consistentes consigo mismos, les pedimos que asuman su responsabilidad de gobernantes, pero no nieguen el que vivimos en un país con una gran tradición de movilización social.

 

Me pregunto si viene después la ley para prohibir las manifestaciones y las movilizaciones en la Ciudad de México, y seguramente mucha gente en la Ciudad de México lo va a aplaudir porque se desesperan por la imposibilidad de tránsito en una de las grandes avenidas.

 

Me pregunto si viene después el asumir que cuando el gobernante es de izquierda, si toma decisiones represivas no son represivas.

 

Me pregunto si seguimos caminando hacia el autoritarismo.

 

Tabasco no puede ser el laboratorio de prueba a ver hasta dónde la sociedad mexicana permite que las conquistas sociales se vayan diluyendo.

 

Si Tabasco quiere demostrar que es una acción legislativa de buena fe, que precise las características, que no haya lugar a dudas, que no haya discrecionalidad y que no dejemos una legislación que no solo atenta contra los derechos humanos, sino atenta contra la evolución política democrática y la tradición de movilización social en nuestro país.

 

Muchas gracias

Etiquetas:
Escribe tu búsqueda y presiona enter al terminar.
Top