Medios

del GPPRI

Con la venia de la presidencia.

 

Compañeras y compañeros.

 

La labor de las maestras y los maestros como agentes de transformación social en el proceso educativo, es digna de reconocerse.

 

También debemos reconocer los derechos de los maestros a la formación, capacitación y actualización constante.

 

Con esto en mente, durante la discusión de las leyes secundarias en materia educativa, aprobada recientemente en este Senado, varios senadores presentamos una reserva a la Ley General del Sistema para la Carrera de las Maestras y los Maestros, buscando reconocer y garantizar los derechos laborales y profesionales de los asesores técnicos pedagógicos.

 

Y es que, como recordarán, con la publicación de la reforma educativa constitucional, la derogación de todas las disposiciones contenidas en las leyes secundarias, los procesos los procesos para que los Asesores Técnicos Pedagógicos obtuvieran el nombramiento definitivo al término del proceso de inducción de dos años, tal como se refería en la ley anterior, quedó inconcluso.

 

Asimismo, en el Artículo Segundo Transitorio del mismo Decreto, se menciona que se respetarán los derechos adquiridos de las maestras y los maestros, los cuales no podrán ser restringidos o afectados de manera retroactiva con las disposiciones de nueva creación.

 

Sin embargo, en los lineamientos emitidos por la Secretaría de Educación Pública, no se considera a los Asesores Técnicos Pedagógicos por promoción, en la asignación de dichos nombramientos definitivos.

 

De igual forma, en la Ley General del Sistema para la Carrera de las Maestras y los Maestros, aprobada aquí mismo, tampoco se considera dicho nombramiento definitivo para los Asesores Técnicos Pedagógicos.

 

Es de señalar que tanto los docentes, directivos y Asesores Técnicos Pedagógicos provienen de la misma ley abrogada, que contemplaba evaluaciones y periodos de inducción por igual para todas las figuras.

 

Por lo tanto, que en esta ley se excluya a los Asesores Técnicos Pedagógicos en los diferentes procesos de promoción, se considera un acto de discriminación laboral.

 

Por esto, mediante esta iniciativa, se propone remendar esta omisión en la Ley General del Sistema para la Carrera de las Maestras y los Maestros, para hacer justicia a los Asesores Técnicos Pedagógicos del país.

 

El objetivo es claro: solo buscamos trato igualitario para todos los que laboran en las escuelas del país.

 

El trabajo del Asesor Técnico Pedagógico debe ser igualmente valorado y, en consecuencia, se le debe considerar para los procesos de promoción que se plantean en la ley, dándoles la oportunidad de aspirar a cargos de dirección y supervisión.

 

Asimismo, es necesario que se les reconozcan sus derechos adquiridos y se les garantice su continuidad, aun con la abrogación de la ley anterior.

 

Con esta iniciativa, refrendamos nuestro compromiso con las maestras y maestros que día a día trabajan a favor de sus educandos.

 

Finalmente, le agradezco al senador Rubén Rocha por toda gestión y apoyo, y particularmente también al senador Miguel Ángel Mancera y al senador Jorge Carlos Ramírez Marín.

 

Muchas gracias.

 

 

 

Escribe tu búsqueda y presiona enter al terminar.
Top